29.04.2020



Este arte lo hice en mis últimos días en Berlín, Alemania. Lo dejé de regalo junto con otras piezas más para el departamento de Cilia, mi novia. Ahora ella no vive en ese departamento y yo estoy varado en Irlanda esperando noticias para volver a casa. Este arte es quizás una muestra pequeña de lo cambiante que puede llegar a ser la realidad de un momento a otro. Todo es transitorio. Lo único que nunca cambia es el cambio. Dios es amor.