Juan, Pedro y José



Juan, Pedro y José

La realidad absoluta es la máxima expresión de la locura de Dios. 
Pero más loco es vivir sofocados en los problemas triviales de una existencia estúpida.

Una vida sin significado donde solo importa poseer transitorios símbolos de estatus.
Perdemos nuestro honor y el colorido brillo de nuestro espíritu, por proyectar ante la ciega multitud, una imagen de riquezas, belleza, poder o falsa divinidad en este transitorio plano terrenal.

Nadie. Ningún político, ni líder de cualquier ámbito, (Ni l@s más lind@s, ni l@s más ricos del pueblo) saben de qué se trata todo esto. 
No saben qué o quienes están a cargo de las inmensas fuerzas (visibles e invisibles, pacíficas y violentas) que hacen posible la existencia de la vida, el tiempo/espacio, la conciencia y la realidad conocida. Tampoco imaginan hacia dónde va nuestro futuro cercano y lejano como especie humana. 

Solo queda aferrarnos a lo real :
Aceptar nuestra ignorancia sobre los temas fundamentales de la vida. Como ser la muerte, la enfermedad, el amor, la compasión, el conocimiento, ciencia, familia, libertad, la relación hombre/ naturaleza/ tecnología y un infinito etcétera. 

Pero sobretodo, ante la duda: Dormí bien.

: )

Ramiro